18 febrero 2006

Un alto en el camino

Ha desaparecido del mapa el pueblo filipino de Guinsaugon, con sus 3.000 habitantes, sepultado por el lodo. Como siempre, nos cae tan lejos que simplemente dedicamos cinco minutos a compadecernos de ellos, y luego seguimos con lo nuestro. Y en realidad es lo que debemos hacer, la vida sigue a pesar de las tragedias. Pero debemos intentar hacer un ejercicio de empatía social, y solidarizarnos, aunque sea sólo mentalmente con estos pobres desgraciados, que algun día podemos ser nosotros. Aunque casi todas las tragedias naturales suelen pasar en los países más pobres, y tal vez por ello sean cada vez más pobres.
Posted by Picasa

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

hola mercè que fort no, tens tota la rao.
Bego

19:28  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home